Cómo superar la pobreza en el Paraguay

Cuando se plantea el problema de cómo superar la pobreza en el Paraguay, generalmente se encuentra varias corrientes que definen de diferentes perspectivas, y los gobiernos adoptan algunas definiciones para intentar resolver el problema.

Si bien, esto se plantea a nivel global para los países subdesarrollados, principalmente en los continentes africanos y sudamericanos, donde se concentran la mayor cantidad de pobres.

Evidentemente, la pobreza recae en el campo de las ciencias sociales, y desde allí se plantean diferentes tradiciones de investigación que trabajan el concepto. Pero si tomamos a la pobreza como una entidad real de las ciencias del espíritu, cómo es posible objetivarlo y medirlo, explicar e intentar resolver la cuestión.

Definición de Pobreza según el Estado Paraguayo

Tomaremos, la definición de la pobreza que se posee en el Estado paraguayo, que considera que existen niveles.

Por un lado está la pobreza, que se mide mediante el acceso a los productos y servicios básicos que necesita una persona para poder continuar con su reproducción.

En el Paraguay, la pobreza se mide a través de los “niveles de la pobreza”, según la DGEEC, “Población pobre es aquel conjunto de personas residentes en hogares cuyo nivel de bienestar, medido a través del ingreso, es inferior al costo de una canasta básica de consumo constituida por el conjunto de bienes y servicios que satisfacen ciertos requerimientos mínimos, tanto alimentarios y no alimentarios, para la sobrevivencia humana. El costo de esta canasta se denomina Línea de pobreza (LP)”. (DGEEC, 2015) “El costo mensual por persona de la canasta de alimentos se denomina Línea de Pobreza Extrema (LPE)”.

La cantidad de personas que viven en situación pobreza en el Paraguay en el 2017, asciende a 1.809.053 personas, que equivale al 26,40% del total de habitantes del país. Mientras los que viven en la pobreza extrema, 301.932 personas, que representa al 4,41% de la población del país. Sumado ambos, obtenemos 30,81%, cerca de 2 millones de personas que viven en carencia de satisfacer sus necesidades para desarrollar su vida. (DGEEC, 2018)

Otras miradas de entender la pobreza

Amrtya Sen, es uno de los teóricos que sustenta que la pobreza, debe medirse mediante unas normas de consumo”, y que los pobres son aquellas personas que no logran estar dentro de los parámetros de ingreso estándar de la población, con el cual quedan por debajo de la línea de pobreza. (Sobre conceptos y medidas de pobreza, 1992)

Es evidente, que si tomamos el concepto de pobreza al nivel de explicitar sólo el grado de consumo de las personas, nos resulta un poco limitado, por así decirlo, pues la pobreza es más amplia que el sólo hecho de poder consumir mediante los ingresos económicos de las personas.

Es importante, tomar otros ámbitos que no se tienen en cuenta, al menos en las estadísticas no resalta, porque no se las mide o las teorías que se emplean son limitantes para poder explicar mejor el problema.

El problema que se observa con la medición de la pobreza, es que no toma en cuenta algunas consideraciones sobre identidad, libertad o proyectos de vida. Con esto quedan excluidas la “calidad de vida, democracia, desarrollo de la cultura, y convivencia cotidiana”.

Aunque exista una correlación directa de los ingresos económicos y el disfrute de los aspectos mencionados, pues los más pobres, son los excluidos políticamente, privados del ejercicio ciudadano, accesos a los conocimientos y los medios para llevar adelante los proyectos de vida.

Cuando reflexionamos sobre las minorías étnicas, la cuestión empeora. “Cuando hablamos de pobreza en relación a las minorías étnicas, necesitamos manejarnos con un concepto amplio que vaya  desde la salud hasta la justicia, desde la educación hasta el respeto de la identidad, desde las remuneraciones hasta el poder de decisión”. (Hopenhayn, Martín) Ya no podemos manejarnos sólo con medir la capacidad de ingresos que poseen las personas en relación a la canasta familiar.

La pobreza, puede tener sentido cuando nos remitimos a la privación como falta de realización de derechos, sean de primera, segunda o tercera generación. De modo que la carencia de ciudadanía es también un aspecto de pobreza y su exigibilidad es una condición necesaria para superar la pobreza.

“En tanto, realización de derechos exigibles, la asignación de estos recursos, tanto materiales como simbólicos, deben hacer parte de la política pública, de la responsabilidad del Estado, y deben concernir al conjunto de la sociedad”. (Hopenhayn, Martín pág. 4)

La pobreza, posee una naturaleza multidimensional, en el cual, existen varias dimensiones que son correlativas, y que se convierten en un “círculo vicioso”, si no se toma las medidas focalizadas para revertir el problema.

Si un individuo, no posee la capacidad para mejorar sus condiciones de vida, no podrá superar la pobreza en la que se encuentra. Para ilustrar el tema, tomamos la idea de una persona que es pobre, porque no posee las ideas para superarse, y esto ocurre porque no posee las capacidades mínimas necesarias para producir mediante sus propios medios, y al no poder ser productivo, sus ingresos económicos se ven afectados, y el individuo no puede salirse nunca de la pobreza, pues cae en un círculo vicioso que no acaba nunca.

Romper el circulo vicioso de la Pobreza

Entonces, la pregunta es, ¿cómo romper el círculo vicioso? A esta interrogante, Hopenhayn, hace referencia que se ha planteado realizar dos intervenciones que pueden romper ese esquema de la pobreza, principalmente dentro de los ámbitos de la pobreza simbólica:

el educativo (ampliando la educación de calidad hacia el conjunto de la sociedad) y el político (afianzando democracias representativas de distintos actores sociales)” (Hopenhayn, Martín pág. 5)

Para finalizar, lo que podemos entender para superar la pobreza, no nos queda otra que aumentar nuestras capacidades, potenciar las que ya poseemos, pues es nuestro capital más importante. Sólo la educación podrá romper el círculo vicioso de la pobreza. A partir de ello, podemos vislumbrar el camino para emprender, pues las ideas serán más productivas.


Coach JD

Coach JD

José Darío Giménez. Educador y Emprendedor. Me dedico a realizar consultorías en el ámbito de las ciencias sociales. También soy e-learning coach en tecnologías intercomunicacionales. Me interesa ayudar a las personas que quieren emprender online.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

× ¡Hablemos!